Como hacer que tus alumnos te hagan caso

La clave para que los alumnos te hagan caso es la comunicacion. Si les hablas de forma clara y concisa, ellos entenderan lo que les estas diciendo. Tambien es importante que escuches lo que tus alumnos tienen que decirte. Asi podras llegar a un acuerdo y trabajar en equipo.

Contenido

Cómo hacer que los estudiantes hagan caso

Hay varias maneras de hacer que los estudiantes hagan caso. Algunos métodos pueden ser más efectivos que otros, dependiendo de la situación y del estudiante. Algunas ideas para hacer que los estudiantes hagan caso incluyen:

  • Hablar en un tono de voz firme y clara.
  • Usar lenguaje corporal positivo, como sonreír o asentir con la cabeza.
  • Ponerse de pie y caminar hacia los estudiantes para llamar su atención.
  • Usar el nombre del estudiante para dirigirse a él o ella.
  • Hacer preguntas abiertas que requieran más que un sí o un no como respuesta.
  • Esperar a que el estudiante termine de hablar antes de hablar.
  • Respetar los puntos de vista y opinión del estudiante.
  • Tratar a todos los estudiantes de manera justa.
  • Ofrecer incentivos para que los estudiantes hagan caso.

Algunos estudiantes pueden responder mejor a un enfoque enfocado en el comportamiento, mientras que otros pueden responder mejor a un enfoque más positivo. Prueba diferentes enfoques para ver cuál es el más efectivo para el estudiante en cuestión. Lo importante es ser consistente con el enfoque que se elija.

Qué hacer cuando un alumno no hace caso

A veces, los alumnos no hacen caso a sus profesores porque están distraídos o desinteresados en la clase. Otras veces, puede que no estén prestando atención porque están enojados o tienen problemas en su vida personal. Sin embargo, si un alumno habitualmente no hace caso en clase, puede que haya un problema más serio.

Si un alumno no hace caso en clase, lo primero que debes hacer es hablar con él o ella para tratar de averiguar el motivo del problema. A veces, los alumnos no se sienten cómodos en clase porque tienen dificultades para aprender o no entienden el material. Otras veces, pueden sentirse rechazados por sus compañeros de clase o tener problemas para socializar. Si el alumno tiene un problema, trata de ayudarlo a resolverlo. Si no puedes ayudarlo, pide ayuda a un profesor de asesoría o a un consejero de la escuela.

También debes hablar con los padres del alumno. A veces, los alumnos no hacen caso en clase porque tienen problemas en casa. Otras veces, sus padres no están preocupados por su educación. Si hablas con los padres, puedes ayudarles a entender el problema de su hijo y a encontrar una solución.

Finalmente, debes hablar con el director de la escuela. Si el alumno sigue sin hacer caso en clase, es posible que tenga que cambiar de clase o de escuela. También es posible que tenga que recibir ayuda especial. El director de la escuela puede ayudarte a tomar las decisiones correctas para el alumno.

¿Cómo hacer callar a los alumnos?

Hay muchos métodos que pueden ayudar a callar a los alumnos. Algunos profesores pueden usar el método de la amenaza, otros el método de la recompensa, y otros el método de la conversación.

El método de la amenaza suele ser el menos efectivo, ya que los alumnos suelen no tomarlo en serio. Sin embargo, en algunos casos puede funcionar si el profesor es muy estricto y los alumnos temen las consecuencias.

El método de la recompensa suele ser más efectivo, ya que los alumnos suelen responder bien a las recompensas. Por ejemplo, el profesor puede recompensar a los alumnos que se comporten bien con una buena nota o con una piñata.

El método de la conversación suele ser el más efectivo, ya que el profesor puede hablar con los alumnos y tratar de entender por qué están actuando de esa manera. También puede explicarles por qué es importante que se comporten bien en clase.

Cómo ganar respeto y autoridad

Existen muchos factores que influyen en cómo la gente nos percibe y piensa de nosotros. La forma en que nos vestimos, hablamos, nuestra actitud y el lenguaje corporal que utilizamos todos contribuyen a nuestra imagen y la forma en que somos percibidos por los demás. Aunque todos estos aspectos son importantes, en esta oportunidad nos enfocaremos en la forma en que podemos ganar respeto y autoridad en el lenguaje que usamos.

Algunos expertos dicen que el lenguaje corporal es el 85% de la comunicación, otros dicen que es el 93%. Lo cierto es que es una gran parte de ella. Y es que el lenguaje que usamos, el tono de voz y la entonación, pueden cambiar completamente el significado de lo que decimos.

De esta forma, si queremos que nuestras palabras sean respetadas y tomadas en cuenta, debemos usar un lenguaje que demuestre respeto y autoridad. Esto no significa que debamos usar un lenguaje formal o técnico en todo momento, pero sí debemos evitar el lenguaje coloquial, despectivo o irrespetuoso.

También debemos evitar las interrupciones, hablar de forma clara y concisa y utilizar un vocabulario que sea entendible para todos los presentes. De esta forma, podremos lograr que nuestras palabras sean tomadas en serio y respetadas.

Algunos expertos dicen que el lenguaje corporal es el 85% de la comunicación, otros dicen que es el 93%. Lo cierto es que es una gran parte de ella. Y es que el lenguaje que usamos, el tono de voz y la entonación, pueden cambiar completamente el significado de lo que decimos. De esta forma, si queremos que nuestras palabras sean respetadas y tomadas en cuenta, debemos usar un lenguaje que demuestre respeto y autoridad.

Esto no significa que debamos usar un lenguaje formal o técnico en todo momento, pero sí debemos evitar el lenguaje coloquial, despectivo o irrespetuoso. También debemos evitar las interrupciones, hablar de forma clara y concisa y utilizar un vocabulario que sea entendible para todos los presentes. De esta forma, podremos lograr que nuestras palabras sean tomadas en serio y respetadas.

Los niños son muy inteligentes y observadores, y pueden notar si el adulto que está frente a ellos está dispuesto a escuchar sus necesidades y a responder de manera adecuada a sus preguntas. Para que los niños nos hagan caso, debemos hacerles caso a ellos.

Si te interesan otros artículos parecidos a Como hacer que tus alumnos te hagan caso puedes visitar la categoría Curiosidades.

Rafael Pérez Delgado

Me llamo Rafael Pérez Delgado y soy profesor de la Universidad Complutense de Madrid.Todos los artículos los he escrito con la intención de ayudar a orientar a las personas que dudan sobre su futuro académico o laboral.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Subir

Esta página web utiliza Cookies con el único fin de mejorar la experiencia de navegación. Leer Más