Así funciona la lista de espera en la preinscripción universitaria

preinscripcion universitaria

Cuando ha pasado toda la presión y el trabajo duro de la EBAU, toca elegir qué carrera quieres hacer. Primero recibes tu nota final y con tu calificación definitiva es hora de hacer la preinscripción para conseguir plaza en la universidad donde quieres estudiar la carrera.

La preinscripción universitaria es la lista que tienes que rellenar con los grados de las universidades públicas a los que quieres acceder. Esta lista se compone de 12 grados a rellenar por orden de preferencia, es decir, en el puesto número uno deberás colocar la carrera a la que más ganas tengas de acceder y así sucesivamente. No es necesario que rellenes las 12 casillas, pero sí recomendable.

Es válida una única preinscripción para todas las universidades públicas de una comunidad autónoma, pero si no tienes claro en dónde vas a estudiar, deberás rellenar distintas preinscripciones, por cada una de las comunidades autónomas correspondientes.

¿Cómo influye la nota de corte en la preinscripción universitaria?

La preinscripción se realiza de acuerdo con las notas de corte del año anterior, por lo que es muy probable que varíen cada año. No suelen ser cambios muy radicales, pero sí de décimas que acaban siendo decisivas, por eso es aconsejable, por si suben mucho las notas, incluir carreras al final de la lista con notas de corte inferiores a tu nota.

Según datos oficiales del Ministerio de Educación, las notas medias de los estudiantes en EBAU suben cada año desde el 2015. En ese mismo año la media de las notas de acceso a grado fue de 6,95 y en 2019 fue de 7,17 puntos sobre 10. Como las notas de corte dependen de las notas medias de los estudiantes, puedes consultar aquí las notas de corte del año pasado, es probable que este año suban. De la misma forma que las notas de corte pueden subir, también pueden bajar en función de la demanda, por lo que es recomendable poner en las primeras opciones alguna carrera en la que no es seguro que puedas conseguir la nota.

Cada universidad tiene sus propias notas de corte, así que conviene analizar en cuáles piden más nota para entrar y en cuáles menos, y adaptar la lista de solicitudes a las universidades donde tengas más posibilidades de entrar. Una vez que entregas la preinscripción ya no puedes modificarla, aunque durante el plazo de preinscripción sí puedes cambiar tus opciones.

Este año la preinscripción se hará por vía on line en la mayoría de universidades.

El orden de los grados es lo más importante en la preinscripción, por eso tenéis que cuidarlo mucho. Cuando entras a un grado, renuncias a todos los que están por debajo en la lista, es decir, solo podrás acceder a la lista de espera de los que se encuentren por encima.

¿Puedo reclamar si no estoy de acuerdo con la plaza concedida?

Una vez que el plazo de entrega de la preinscripción finalice, os comunicarán vía on line en qué carrera habéis entrado. El resultado es importante, pero no decisivo, porque si no estás satisfecho con el grado en el que te han concedido plaza, siempre tienes la opción de acudir a lista de espera o reclamar.

La reclamación consiste en resolver cualquier error que haya podido ocurrir durante el proceso de admisión, como por ejemplo, errores materiales por parte de la administración o aportación de documentación nueva, como subidas de nota. Debes tramitarla a través de la web de la universidad donde quieres acceder.

Tienes que rellenar el documento de Solicitud de Reclamación a la no Admisión que se encuentra en la página web de cada universidad. Si cumples con los requisitos como puede ser tener la nota de corte para acceder a la titulación pero te ha sido denegada la plaza puedes reclamar. En el caso de que presentes una reclamación y no cumplas con la nota de corte, automáticamente pasarás a la lista de espera.

¿Cómo funciona la lista de espera?

Puedes colocarte en lista de espera en todos los grados a los que no has accedido que se encuentran por encima de la carrera en la que has obtenido la plaza. Por ejemplo, si tienes plaza en el grado que ocupa el puesto número 6 de tu preinscripción, en los 5 grados anteriores podrás optar a la lista de espera. En cambio, en todos los grados que se encuentren por debajo de la quinta posición no entrarás en la lista de espera, por eso importa mucho el orden a la hora de hacer la preinscripción.

La comprobación de la lista de espera es un proceso complicado, porque en todas las universidades no se entra de forma automática a la lista de espera. Para saber si estás incluido debes consultar una a una las webs de las universidades para ver si has entrado de forma sistemática o tienes que confirmar tu interés en estar en la lista de espera.

A través de la misma página, también puedes consultar tu posición en la lista de espera, que depende de tu nota media. Periódicamente habrá actualizaciones si se producen vacantes en las plazas, así que tienes que estar atento a las modificaciones en la lista.

Marcos González, estudiante de Estudios Internacionales y Economía en la Universidad Carlos III de Madrid entró en esta carrera gracias a la lista de espera. La nota de corte en su año se quedó en 12,999 y él a milésimas de alcanzarla. “Cuando comprobé en qué carrera había entrado me sorprendí bastante porque no era la que quería. El año anterior para entrar a Estudios Internacionales y Economía pedían un 12,476, por lo que la nota de corte había subido más de medio punto”. Marcos nos recuerda la importancia de hacer bien la preinscripción porque gracias a eso se colocó el primero en la lista de espera y finalmente accedió a la carrera que quería.

¿Qué son los llamamientos?

Los llamamientos son otra opción para entrar al grado que quieres cuando estás en la lista de espera. Consiste en adjudicar las plazas que han quedado libres a estudiantes de la lista de espera. Los procesos pueden variar en función de la universidad, algunas citan a los aspirantes en días y horas determinadas y otras dan más margen, al igual que puede ser de forma presencial u on line. Lo mejor es que os informéis en la pagina web de la universidad que estáis interesados. Pero no lo dejéis pasar porque podríais perder la matrícula.

Si todo sale bien y consigues entrar por lista de espera a la carrera que querías seguro te preguntarás ¿qué pasa con la matrícula? “Como los plazos de matriculación comienzan poco después de la publicación de admitidos en los diferentes grados, tuve que realizar la matricula en el grado que me asignaron en primer lugar para no perder la plaza, por si no conseguía cambiarme”, recuerda Marcos. “Finalmente pude entrar por lista de espera en mi primera opción así que anulé la primera matricula sin ningún coste y me matriculé en la Carlos III”.

¿Cómo se accede en las universidades privadas?

El proceso de acceso en las universidades privadas es distinto. Normalmente requiere que hagas su propia prueba de acceso, además de la EBAU, pero en carreras muy demandadas como Medicina también existe lista de espera. Laura Soto estudiante de Biomedicina de la Universidad Francisco de Vitoria realizó la prueba de acceso para medicina en la Universidad CEU San Pablo. “No tenía muy claro lo que quería estudiar cuando me tocó elegir carrera así que realice la preinscripción a universidades públicas y además alguna prueba de acceso en privadas, entre ellas Medicina en el CEU”.

Laura recuerda que tuvo que pagar 150 € por el examen. “Con el resultado del examen y mi nota de Bachillerato entre en la lista de espera en Medicina del CEU. En carreras con tanta demanda, las notas de corte se quedan muy altas, pero al final mucha gente decide pasarse a la universidad pública si consigue entrar y va avanzando la lista de espera. Finalmente me matriculé en una universidad distinta y renuncié a la lista de espera”.

Las universidades han comenzado a publicar las fechas para realizar la preinscripción que será por vía on line a lo largo del mes de julio, coincidiendo con la prueba de EBAU que este año se ha retrasado.

© 2021 Mis Estudios. Todos los derechos reservados. -