¿Qué grados te pueden ayudar a crear un perfil directivo?

directivo

Presidente, CEO, director… Seguro que resuena bien en tu cabeza. A fin de cuentas, ¿a quién no le gustaría emular a Bill Gates, Tim Cook, Meg Whitman, Elon Musk o Jeff Bezos? Si quieres que ese sea tu camino y tu meta profesional, estás a tiempo de planificarte, elegir la carrea adecuada y adquirir las habilidades que necesitarás para dirigir una empresa.

En este sentido, la primera duda es qué grados te preparan mejor para crear un perfil directivo y cumplir tu sueño de ser CEO o director general de empresa o de un área. Un buen punto de partida es averiguar qué han estudiado quienes dirigen hoy las grandes empresas españolas y del mundo.

En el caso de las empresas del Ibex 35, que reúne a las 35 mayores empresas del país que cotizan en bolsa, tres tipos de grado se reparten la formación de los grandes directivos: Ingeniería, Administración de Empresas y Derecho.

Salvo dos excepciones, todos los dirigentes de las grandes cotizadas españolas han cursado esas carreras, que en ocasiones han complementado con un MBA o Máster in Business Administration. De hecho, este postgrado es el denominador común para buena parte de los directivos españoles y del resto del mundo. Tanto es así que un 80% de los CEOs de las mayores compañías de Asia y un 76% de las europeas estudiaron algún tipo de postgrado o máster según una encuesta de Study.eu.

En el caso de las empresas de la lista Fortune 100, que reúne al centenar de compañías más grandes del mundo, las licenciaturas en carreras de letras (Bachelor of Arts) y en administración de empresas (BBA) suman un 53% de las carreras de los directivos por el 47% de las licenciaturas en ciencias (Bachelor of Science). Dentro de estos últimos, un 54% de los grados estaban enfocados al mundo empresarial como finanzas o contabilidad, por poner dos ejemplos.

¿Importa el grado universitario para ser directivo?

Con los datos anteriores, parece que las carreras relacionadas con el ámbito empresarial parten con cierta ventaja junto con grados versátiles como Derecho o una ingeniería. Así ha sido tradicionalmente, aunque esta tendencia es cada vez menor.

La razón es que las grandes empresas valoran cada vez más las habilidades del directivo frente a sus estudios. “Aunque viene bien conocimientos del mundo de los negocios, no es un camino necesario ni suficiente para adquirir las habilidades transversales que necesita un directivo”, estima Raúl Hernández González, consultor independiente de Recursos Humanos. Bajo su punto de vista “el grueso de las habilidades que contribuyen al éxito en un puesto directivo no tienen tanto que ver con unos estudios determinados, sino que son habilidades transversales (de las que solemos llamar «blandas») que pueden desarrollarse en cualquier ámbito y no tanto mediante estudios formales”.

Laura Fernández León, asesora en el Departamento de Recursos Humanos en Leialta, coincide en que “no creo que haya ninguna carrera concreta que te aporte estas competencias”. Además, aclara que “un directivo puede serlo de cualquier área”, como recursos humanos, contabilidad, fiscalidad, legal, ecommerce, etc.

¿Qué cualidades debería tener un directivo? Raúl Hernández señala “comunicación eficaz, gestión de personas, planificación, análisis, visión transversal, creatividad, gestión de conflictos, negociación…”. Y Laura Fernández añade “pensamiento crítico y de análisis, resolutivo, orientación al cliente, que sepa delegar, que tenga habilidades técnicas del área que lidere, fluidez en la toma de decisiones y pensamiento estratégico”.

Formación de postgrado y experiencia

Práctica y experiencia son las dos vías para adquirir estas herramientas a las que se une una tercera vía: un postgrado específico en empresa, el famoso MBA. Este máster se ha convertido en la puerta de entrada al mundo directivo para quienes no cuentan con estudios en el ámbito empresarial o buscan acelerar el paso en el organigrama de su empresa.

En teoría, un MBA te ayudará a entender cómo funciona una empresa y te formará para que adquieras esas habilidades, por lo menos en la parte teórica. El mayor problema de estos postgrados es su coste y que para acceder a los más prestigiosos es necesario acumular cierta experiencia laboral.

“Creo que una persona construye su perfil profesional a través de la experiencia, méritos que vaya consiguiendo en su trayectoria profesional o en el entorno profesional que se rodee”, precisa Laura Fernández. De hecho, esta experiencia práctica y demostrable es lo que se busca en una entrevista de trabajo para cubrir cualquier puesto de mando.

En este punto, Laura Fernández anima a no pensar sólo en las grandes empresas como único camino para llegar a ser directivo “estar en una pyme te aporta una mayor visión global de la empresa al estar más cerca de todas las áreas y ser consciente que se pueden ayudar en diferentes funciones que no sean de tu área de especialización”.

Al final se trata de ir cultivando ciertas cualidades que te servirán y hacerlo desde que empiezas la carrera. Para ello “lo primero es tener claro en qué consiste ser directivo”, desvela Raúl Hernández. Si tienes claro que ese va a ser tu camino, no dudes en investigar y, sobre todo, tratar de entrevistar a profesionales que tienen un perfil directivo y han llegado a donde tú quieres estar.

De ellos podrás aprender cuál es el conjunto de habilidades transversales que necesitas adquirir y empezar a trabajar en ellas. Una buena forma de hacerlo es “desmenuzar esas habilidades en microhabilidades” descubre Raúl González. Y es que, “está muy bien hablar de que quieres «comunicar de forma eficaz», pero… ¿eso qué significa? ¿hablar bien en público? ¿hacer buenas presentaciones? ¿ser capaz de elaborar un discurso? ¿tener empatía para entender las necesidades de quien está enfrente? ¿aprender a utilizar canales sociales? ¿escribir buenos emails?”.

Para cada habilidad habrá una forma óptima de aprenderla, primero con referencias teóricas y después con situaciones que te ayuden a interiorizarlas “porque lo importante con estas habilidades no es que un título te certifique, sino que en tu desempeño cotidiano las pongas en práctica de una manera natural”.

Trabaja en esa línea y progresarás en el organigrama hasta llegar donde quieras, director general o el puesto con el que estés cómodo.

© 2021 Mis Estudios. Todos los derechos reservados. -