“Estudiar Arquitectura ha sido una de las mejores decisiones de mi vida”

arquitectura

Carlos Planas, estudiante de 4ª curso del grado de Fundamentos de la Arquitectura (Universidad Politécnica de Valencia). Una carrera a la que llegó atraído por la asignatura de dibujo técnico en Bachillerato y su fascinación por la construcción. “En Arquitectura la vocación es fundamental, te tiene que gustar mucho porque es muy exigente, hay que trabajar a un ritmo constante y no perder la ilusión”.

Vamos a empezar por saber cómo llegaste a la universidad ¿Recuerdas cómo fue tu prueba de EBAU? ¿Qué asignaturas optativas elegiste?

En la prueba de acceso a la universidad (en Valencia se llama PAU) alcancé una nota de 12.1 de la que estoy orgulloso, porque refleja muy bien el esfuerzo realizado durante los dos cursos de Bachillerato. Elegí tres optativas, dibujo técnico, tecnología industrial y matemáticas de letras, de las cuatro máximas posibles. Estuve a punto de realizar también física, pero acabé priorizando otras asignaturas de la fase general. Recomiendo a cualquier alumno, por experiencia, no coger más de tres optativas por temas de gestión de tiempo de estudio y repaso. Si entra dentro de tus posibilidades, cuantas más notas más posibilidades de obtener más puntuación.

La parte más difícil no fue una prueba en concreto, sino mantener durante los tres días de las pruebas el nivel de concentración necesario y la correcta gestión del tiempo, pero si te organizas bien, llegas sin problemas.

Con el resultado obtenido en la EBAU ¿tuviste problemas para elegir la universidad y la carrera que querías?

Con mi resultado no tuve ningún tipo de problema, 12.1 era más que suficiente para entrar en Arquitectura, que tenía una nota de corte de 5 puntos en 2016. Tenía esa nota de corte porque en Arquitectura hay muchas plazas y por eso, a priori, no te exigen una nota alta. Aunque las notas más altas tienen prioridad a la hora de elegir grupo, horario y asignaturas, en el momento de realizar la matrícula de la universidad. Recomiendo a cualquiera que esté en mi situación marcarse un objetivo de nota alta, pero realista y dentro de sus posibilidades. Por suerte yo conseguí llegar a mi objetivo de 12 puntos.

¿Cuántos grados solicitaste en la preinscripción? ¿Arquitectura era tu primera opción?

Arquitectura siempre había sido mi primera opción y nunca dudé de si entraría o no. Solicité otras carreras como Ingeniería industrial e Ingeniería Mecánica, en segundo y tercer lugar respectivamente, por si acaso, nunca sabes lo que puede pasar. Recomiendo como mínimo tener una segunda opción que te interese de verdad.

¿Es una elección vocacional?

La arquitectura me empezó a llamar la atención en 4º de la ESO. Yo estudiaba francés pero mis amigos hacían dibujo técnico y me entró curiosidad por el dibujo. En primero de Bachillerato confirmé que era lo que quería. También he sentido siempre fascinación por la construcción, cómo están hechas las cosas y esa curiosidad permanente por saberlo todo. Ningún familiar mío es arquitecto ni tienen profesiones relacionadas con el gremio. Mi padre es abogado y mi madre juez, pero el derecho y las letras no me atraen.

¿Cómo te informaste para saber cómo era la carrera: asignaturas, prácticas, salidas profesionales…?

Me informé en el colegio, a través de charlas de estudiantes que habían acabado el colegio y estaban cursando la carrera en ese momento. También gracias a mi profesor de dibujo técnico en Bachillerato, que hablaba siempre de la carrera de Arquitectura y de su experiencia como profesor en mi universidad, la Politécnica de Valencia.

¿Es más difícil Arquitectura de lo que esperabas o tenías una idea clara de lo que exigía esta carrera?

Antes de entrar ya me advirtieron de que no sería fácil. Me esperaba lo que he encontrado, pero debo decir que solo me hice una idea de los primeros cursos, una visión más a corto plazo. A medida que he ido avanzando en cada curso me he dado cuenta de que la exigencia es mayor, pero lo que aprendo es cada vez más interesante. Es una carrera en la que la vocación es fundamental, te tiene que gustar mucho. Por suerte es mi caso pero he conocido a muchos compañeros que por falta de ganas o de interés han dejado la carrera, sobre todo, en los primeros años.

Cuéntanos un poco cómo ha sido tu experiencia en la universidad ¿Qué cosas destacarías como más positivas?

Mi experiencia ha sido muy buena. La mejor sensación de todas es la de libertad, tú mismo te pones los objetivos y vas avanzando a tu ritmo, no como en el colegio, donde tienes un horario fijo y un ritmo marcado. Lo más positivo para mí sería la gente que he conocido. Dicen que la carrera es la mejor “etapa” de tu vida profesional, incluyendo las nuevas amistades y todo lo que acabas aprendiendo con ellos, que será la base para lo que hagas y a lo que te dediques el resto de tu vida profesional. Estoy muy contento con todos mis amigos de la carrera, sin ellos no sería lo mismo. Si no llego a sacar esa nota en las pruebas de acceso a la universidad, no habría tenido opción de elegir el grupo y el horario que elegí y no los habría conocido de la misma manera.

¿Has realizado algún Erasmus?¿Cómo ha sido la experiencia? ¿Has encontrado diferencia en el método de enseñanza?

He estado de Erasmus el primer cuatrimestre de este curso, desde septiembre a finales de enero en Brno (República Checa), que es la segunda ciudad más grande después de Praga. Ha sido una experiencia buenísima que recomiendo a todos los estudiantes. Si tienes la oportunidad de irte, adelante. Te permite conocer gente nueva, salir de tu zona de confort y crecer como persona.

La enseñanza me ha parecido similar en cuanto a programa, pero no profundizan tanto en la enseñanza proyectual como en España. Desarrollan más la rama de urbanismo. En España, a los arquitectos nos enseñan conocimientos más relacionados con la ingeniería como estructuras, geotecnia, construcción… pero en la República Checa todas esas disciplinas se desarrollan en la carrera de Ingeniería Civil. En mi estancia tenía que cambiar de escuela constantemente para asistir a esas asignaturas y poder convalidarlas en España sin problemas.

¿Cuál es tu objetivo una vez termines los estudios? ¿Dónde te gustaría trabajar? ¿Crees que será fácil encontrar trabajo cuando acabes?

Mi objetivo es empezar a trabajar en un despacho que me guste y comparta su filosofía de trabajo, para aprender y ganar experiencia profesional. La facilidad para encontrar trabajo creo que depende de la situación laboral de aquí a unos dos/tres años, cuando salga al mercado laboral. Confío en que haya posibilidades, pero no me importaría trabajar fuera de España. Creo que es algo que cualquiera en este tipo de carreras debe plantearse sin miedo.

¿Aconsejarías el grado de Arquitectura a los estudiantes que están ahora decidiendo qué van a estudiar?

Aconsejaría a cualquiera estudiar Arquitectura. Debes tener interés, mucha vocación y ser capaces de trabajar con un ritmo constante, ya que implica mucha organización. La constancia es fundamental. Si te gusta dibujar, las matemáticas, la física y sientes curiosidad por casi todo, creo que te gustará mucho. El primer curso es duro, pero si no pierdes la ilusión es llevadero.

© 2021 Mis Estudios. Todos los derechos reservados. -